Visite nuestro Molino

Visite nuestro Molino

Fábrica de Aceite de Oliva Molino de Espera, S.L.
C/ Veracruz, 25
11648 Espera (Cádiz)
+34 607 720 137

Nuestro aceite

Obtenemos nuestro aceite de aceitunas de primera calidad provenientes de pequeñas explotaciones familiares.


  • Aceite de Oliva Virgen Extra

    Aceite de Oliva Virgen Extra

    El aceite de oliva virgen es el resultado de triturar y separar el aceite de lo que no lo es por medio de prensado y decantación o por medio de una simple centrifugación, no hay más; tampoco hay adición de productos químicos como pasa en los aceites refinados. Por tanto, el aceite de oliva virgen tiene olor y sabor propios ya que quedan inalteradas todas sus propiedades.

    Nutricionalmente el mérito del aceite de oliva virgen esta avalado por ser el alimento que aporta mas calorías a nuestra dieta mediterranea. Pero, además, es un valioso alimento, debido a su riqueza en diversos componentes, entre los que destaca el ácido oleico, el ácido graso monoinsaturado más importante de dicha dieta. El aceite de oliva es el único producto natural sobre la tierra que está constituido, en su gran mayoría, por dicho ácido graso.

    En realidad el aceite de oliva es un genuino zumo natural, rico en múltiples componentes como la vitamina A, D, E y K, previene el infarto, úlceras, vesícula biliar, retrasa el envejecimiento, ayuda a las personas con el estreñimiento crónico, favorece el desarrollo del cerebro y sistema nervioso periférico, reduce la hipertensión, refuerza la pared celular, reduce el riesgo de cáncer, etc.

    Junto a su valor nutritivo el aceite de oliva es fundamental en nuestra dieta porque, en su condición de aderezo culinario, facilita el consumo de otros productos imprescindibles para la salud, como son las verduras y las hortalizas. Se puede decir que el aceite de oliva no solo es beneficioso por si mismo, sino porque favorece el consumo de otros productos que sin él resultarían menos apetecibles.

    Durante muchos años el aceite de oliva ha sido la grasa característica de la dieta mediterránea. Las distintas poblaciones y culturas utilizan su propia fuente de grasa, lo que determina sus costumbres dietéticas. Nosotros tenemos la fortuna de disponer de la mejor y más saludable fuente de grasa, el aceite de oliva, incomparable por su valor nutritivo, por sus virtudes culinarias y gastronómicas. Sin embargo, tras miles de años en que su uso habitual era la costumbre, está siendo desplazado por otras grasas como consecuencia de la influencia cultural de otros países y de los procedimientos comerciales. Ello, sin duda, tiene un efecto negativo sobre la salud, por lo que hay que recuperar y difundir el consumo de aceite de oliva, recordando que es un excelente alimento y que, además, es la grasa mas saludable de todas.

    Por ello, defender el aceite de oliva es defender la dieta mediterránea y reivindicar nuestro tradicional modo de vivir.

  • Nuestro aceite

    Nuestro aceite

    Molino de Espera, obtiene su aceite de las aceitunas de primera calidad provenientes de las pequeñas explotaciones familiares, del propio municipio y los municipios vecinos de Arcos de la Frontera, Bornos, Villamartín, Las Cabezas de San Juan, Lebrija, El Cuervo, Alcalá de los Gazules y Jerez de la frontera, principalmente.

    Nuestro aceite es el resultado de la perfecta fusión de diferentes variedades de aceituna: la aceituna picual o marteña, aceituna de reciente implantación en la zona y que da cuerpo a nuestros aceites, además un cierto amargor, muy agradables al paladar.

    La aceituna manzanilla la cual presenta un aspecto brillante, un color amarillo, y un sabor, intenso a aceituna y muy afrutado. Muy saludable para el consumo humano por su escasa proporción de ácidos grasos saturados, por lo que la digestión de los alimentos es mucho más ligera y sana para el organismo.

    La aceituna arbequina, que son aceites que presentan un olor afrutado fresco con aromas a almendras y otras frutas. Amargan y pican muy poco sino nada, la nota de astringencia no aparece nunca y de entrada presentan una gran suavidad y ofrecen una sensación táctil de almendrado muy agradable y delicada.

    Y la lechín o zorzaleña, aceituna que otorga personalidad, mejorando los aceites de las otras variedades y que desde un punto de vista culinario cunden mucho en la sartén, es la variedad que tradicionalmente se ha cultivado en la zona y la que se presenta en mayor proporción en nuestro aceite.

    En el año 2007 comenzamos a molturar en las nuevas instalaciones que se encuentran a 2 km. Del antiguo molino. Con esta apuesta se ha conseguido seguir ofreciendo un producto de la máxima calidad sin que se pierda la esencia de la tradición en su sabor.

    Nuestro aceite goza de una gran tradición, aceptación y reclamo en la zona, muestra inequívoca es que el 95%, de la producción, se venden directamente al público en la propia almazara, siendo los clientes quienes se desplazan a adquirir su aceite desde toda la provincia de Cádiz y parte de la de Sevilla, adquiriendo partidas importante para toda la familia y para el año. También tenemos un buen servicio de envío por paquetería, así como un reparto a domicilio para poblaciones cercanas, en especial en Jerez de la Frontera.

    El ir a comprar el aceite a Espera se ha convertido en algo más que una costumbre para estas familias que año tras año vuelven a repetir el mismo ritual, comentándonos sus sensaciones y apreciaciones sobre el aceite del año anterior, manteniendo con ellos una relación muy cercana y reconfortante que nos hace poner cada día más “corazón” en lo que hacemos.

Breve historia del olivo

Los olivos se encuentran entre los árboles más antiguos que se cultivan en el mundo. Sin duda, el cultivo del olivo empezó antes de conocerse la palabra escrita. El historiador De Candolle, así como otros, consideran a Síria y el Asía Menor, como los sitios donde originalmente crecieron olivos salvajes en abundancia. Sin embargo también crecían olivos salvajes en el norte de Africa, España, Grecia, lo que hace incierto el exacto origen del olivo.

Otros piensan que el olivo es originario de África (Egipto y Etiopía), donde fue cultivado por primera vez de forma sistemática, y desde donde se extendía a Chipre, Marruecos, Argelia, Túnez y otros lugares, gracias a los fenicios. En la Península Ibérica, se ha fechado la existencia del olivo desde tiempos prehistóricos, ya que se han encontrado huesos de aceituna en yacimientos neolíticos. Durante la dominación romana, Hispania tenía ya un considerable número de olivos dando fruto e incluso desde el siglo II, Roma importar aceite de la península gozando éste de una gran estima entre los romanos. El cultivo en España se vio notoriamente incrementado, especialmente en el valle del Guadalquivir, durante los ocho siglos de civilización hispano-árabe.

Los árabes introdujeron sus variedades en el sur de España e influyeron en la difusión del cultivo hasta el punto de que los vocablos castellanos de aceituna, aceite o acebuche, tienen raíz árabe; por ejemplo, la palabra española "aceite" proviene del árabe "al-zait" que significa "jugo de aceituna". Con el Descubrimiento (1492), España llevó el olivo a América. De Sevilla parten los primeros olivos hacia las Antillas y después al continente. Se introdujo principalmente a lo largo de los siglos XVI y XVII en Perú, Chile, Argentina y México.

Hoy en día puede encontrarse en California y en distintas partes de Sudamérica.